Decálogo de Luis Donaldo Colosio

LA HERENCIA DE UN VERDADERO LÍDER

Es momento de recuperar las bases ideológicas del PRI, asumir responsabilidad y generar las estrategias que permitan recobrar la confianza de la población en nuestro instituto político; llevando a las calles las mejores propuestas y a los mejores candidatos, gente con visión, capacitada, preparada y sensible a las causas sociales; capaz de luchar por vencer los vicios de la política que entorpecen del desarrollo del país, sin olvidar sus orígenes y el propósito de servir.

1- «Realicemos un recuento de nuestros militantes, sepamos con certeza quiénes somos, cuántos somos y dónde estamos. No queremos priistas en la comodidad de la inercia, sino en el esfuerzo del cambio».

2- «Impulsemos el paso de nuestros militantes más capaces hacia la administración pública».

3- «Reagrupemos nuestras fuerzas, quienes han dirigido a nuestro partido; quienes lo han representado en cargos de elección popular, quienes han servido en la administración, todos, tienen hoy una tarea concreta de partido que cumplir».

4- «Fortalezcamos a los sectores, simultáneamente con la estructura territorial. Movilicemos todo el partido, todo el tiempo y en todos lugares, unidos, contra la apatía, la simulación, el inmovilismo, la antidemocracia y la oposición».

5- «Hagamos valer nuestra ideología, hacerlo es sustituir los adjetivos por los argumentos, que los priistas conozcan mejor nuestros principios y programas. Avancemos en el fortalecimiento de nuestra teoría y de nuestra práctica».

6- «Mantengamos movilizado al partido, un programa permanente de comunicación política entre dirigentes y militantes».

7- «Restablezcamos la disciplina interna del partido. La disciplina es confianza y creencia, pasión y entrega, integridad y orgullo de pertenecer a esta organización».

8- «Abandonemos la utilización puramente electoral de nuestros comités seccionales. Que cada nombre represente hombres y mujeres».

9- «Respetemos y revaloremos los años y la carrera de partido de nuestros militantes, valoremos las experiencias y las posibilidades de renovación».

10- «La unidad activa es la consigna, con la fortaleza de sus comités estatales y la de sus sectores, con su proyecto político, apresta a avanzar hacia la modernización y transformación».